El Hospital Materno Infantil Juan Pablo II, es un programa permanente de salud, de Cáritas Arquidiocesana de Santiago de Guatemala, que promueve el bienestar físico, emocional y espiritual de las personas que lo necesiten

Archivo para la Categoría "Cuidados y Consejos"

EL SENTIDO DE LA VISTA DEL RECIÉN NACIDO

Los bebés al nacer poseen la capacidad de distinguir entre la luz y la oscuridad, pero aún no logran ver la gama de colores completa. Para ayudarle al mejor desarrollo debe estimularlo utilizando juguetes con fuertes contrastes, por ejemplo: blanco-negro, rojo-amarillo. Estos le llamarán su atención, pero apenas se fijará en otro que contenga colores poco contrastantes.

vista-rn

El bebé verá mejor a distancias comprendidas entre las 8 y las 12 pulgadas, lo que significa que podrá ver su cara bien cuando lo cargue y lo alimente. Cuando usted se aleje los ojos de su hijo se desplazarán pudiendo dar la impresión de que tiene sus ojos torcidos hacia adentro o hacia afuera (estrabismo), lo cual no debe alarmarla, ya que a medida que vayan madurando sus músculos oculares y mejorando su vista, aprenderá a enfocar los dos ojos en el mismo punto, esto será a los 6 meses aproximadamente.

Debe de mantener limpios los ojos de su bebé utilizando algodón humedecido con agua tibia, si aparece algún tipo de secreción o nota que sus ojos están rojos, no les aplique ningún medicamento y consulte con su pediatra inmediatamente.

LA LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA

Los bebés que toman Lactancia Materna Exclusiva, suelen alimentarse más frecuentemente que los que toman pacha. Algunos recién nacidos necesitan alimentarse cada dos horas, otros cada tres. A medida que crecen, son capaces de aguantar más tiempo entre tomas porque la capacidad de su estómago aumenta.

lactancia-materna-ex

¿Cuál sería la mejor frecuencia con la que debe alimentar a su bebé?

La frecuencia el mismo bebé la dicta. El bebé indicará cuando tiene hambre despertándose, llevándose las manos a la boca, haciendo movimientos de succión, llorando y flexionando brazos y piernas, metiéndose los puños a la boca, moviéndose mucho. Es mucho mejor empezar a dar el pecho antes de que llore, ya que el llanto es un signo de hambre tardío.

¿Cómo saber si su bebé toma suficiente leche?

Un bebé con adecuada ingesta debe succionar con fuerza, debe de mojar con orina los pañales de 6 a 8 veces al día, algunos bebés defecan una pequeña cantidad después de cada toma y eso se considera normal. No olvide siempre sacarle el aire a su bebé para evitar el cólico del lactante.

-Por Dra. Raquel Rodríguez

CUIDADO DE LA PIEL Y OMBLIGO DEL RECIÉN NACIDO EN CASA

La piel del recién nacido es muy fina y delicada. Puede irritarse, o resecarse al entrar en contacto con sustancias químicas no adecuadas, como jabones de olor, cremas y demás productos no apropiados para bebés.

El baño debe de ser diario con un jabón o shampoo para bebé con la leyenda de “NO LAGRIMAS”. Los primeros días NO sumergir en la tina por completo al recién nacido ya que el cordón umbilical debe de mantenerse lo más seco posible y su limpieza deberá ser con un pedacito de algodón o gasita después del baño, este se debe de mantener libre, sin roce del pañal, no colocar ombliguero o fajuela hasta que se desprenda solito durante las 2 primeras semanas de vida, si no se cae después de los 15 días de vida deberá consultar con el pediatra.

Durante las primeras semanas, los dedos de un bebé son tan pequeños y sus uñas crecen tan deprisa que a veces es preciso cortarlas hasta dos veces por semana con lima de uñas suave, un cortaúñas de bebé o tijera especial con punta roma.

A la piel no se le debe de aplicar aceite de bebé, si se nota demasiado reseca, aplicar una pequeña cantidad de crema de bebé en las zonas más afectadas.

Si presenta alguna lesión consultar con su pediatra.

-Bibliografía, Academia Americana de Pediatría
-Editado por Dra. Raquel Rodríguez

cuidado-rn

¿Cómo se comporta un recién nacido?

Después del parto el recién nacido mantiene la posición fetal, como cuando estaba dentro del vientre materno, estará con los brazos y piernas replegadas y con los dedos apretados. Tardará varias semanas en cambiar esta posición y más adelante podrá escuchar los sonidos y balbuceos típicos de un bebé. Sin embargo además de llorar cuando se sienta incómodo por alguna razón, habrá una amplia gama de gemidos, gruñidos, estornudos e hipos que el bebé hará.

La mayoría de estos sonidos y movimientos repentinos ante olores o sonidos son reacciones ante los cambios de su entorno. Estas reacciones son una muestra del buen funcionamiento de los sentidos del bebé. Es normal que después de tanto tiempo dentro del vientre, rápidamente reconozca la voz de su madre y posiblemente también la del padre.

Además los recién nacidos pueden distinguir entre la leche humana y cualquier otro líquido, usando los sentidos del olfato y gusto, mostrando preferencia por los sabores dulces, de lo contrario arrugará la nariz ante sabores ácidos o amargos. En cuanto a la visión del bebé, puede ver mejor a una distancia de 8 a 12 pulgadas, sin embargo a medida que vayan madurando sus músculos oculares aprenderá a enfocar los dos ojos en el mismo punto, entre el segundo y tercer mes.

Entre las sensaciones más agradables para un bebé están, sentir una cobija suave y el calor de los brazos de su mamá alrededor del cuerpo, pues según investigaciones esto estimula el crecimiento y desarrollo del bebé además de transmitirle seguridad, comodidad y amor.

recién nacido

Alertas de Salud (segunda parte)

Erupciones y problemas de la piel: Muchas de las erupciones que aparecen en las primeras semanas persisten durante el segundo y tercer mes. Además, el eccema, puede aparecer en cualquier momento después del primer mes. El eccema, o dermatitis atópica son las places secas, escamosas y a menudo rojas aparecen generalmente en el rostro, codos y detrás de las rodillas. Las placas pican mucho, por lo que el bebé puede estar muy irritable. Lleve a su bebé al pediatra. No le ponga ninguna pomada o crema al bebé a menos que el pediatra se la recomiende específicamente. Utilice solamente jabones muy suaves tanto para bañas al bebé como para su ropa. Vístalo con tejidos suaves (No utilice lana ni tejidos ásperos). No lo bañe más de tres veces a la semana ya que los baños frecuentes pueden secarle todavía más la piel.

Infecciones de las vías respiratorias altas: Muchos bebés tiene su primera gripe durante estos meses. La leche materna confiere cierta inmunidad, pero no garantiza bajo ningún concepto una protección total, sobre todo si otro miembro de la familia padece alguna enfermedad respiratoria.. Este tipo de de infecciones se contagian fácilmente, por gotas de saliva el el aire o por contacto por las manos. Lavarse las manos, taparse la boca al toser y estornudar y no besar al niño cuando uno está resfriado son las mejores formas de evitar contagiarlo.

La mayoría de las infecciones respiratorias que contraen los bebés son leves, provocando tos, mucosidad y un ligero aumento de temperatura, pero rara vez fiebre alta. La mucosidad, no obstante, puede ser un verdadero problema para un lactante ya que no se puede sonar, las mucosidades pueden acabar bloqueando las vías nasales. Una nariz tapada puede provocar problemas de sueño, ya que al no poder respirar por la nariz, el bebé se puede despertar.

Normalmente no hará falta que lleve a su hijo al médico cuando tenga una infección de las vías respiratorias altas. De todos modos, debe llamarle si su bebé presenta alguno de los siguientes síntomas:

* Tos persistente

* Pérdida del apetito (se salta comidas)

* Alta fiebre

* Irritabilidad excesiva

* Duerme más de lo habitual y dificultad para despertarlo

Alertas de Salud II parte

La Audición del Bebé

Durante el primer mes, su bebé prestará mucha atención a las voces de las personas, sobre todo a las que sean muy agudas y utilicen el tono que se suele emplear con los bebés. Cuando usted le hable, su hijo girará la cabeza hacia usted y escuchará atentamente el sonido de las distintas sílabas y palabras. Si lo observa atentamente es posible que lo verá hacer sutiles movimientos de brazos y piernas sincronizados con su voz.

su bebé prestará mucha atención a las voces de las personas

A esta edad, su hijo será muy sensible a los niveles de ruido. Si usted hace un chasquido fuerte junto a su oreja o lo lleva a una habitación ruidosa y llena de gente, es posible que se “encierre en sí mismo” sin reaccionar para nada, como si no oyera ningún ruido. O bien puede sobresaltarse y empezar a llorar y girar todo su cuerpo en la dirección contraria al ruido. Si sustituye el ruido por el sonido música suave, su bebé volverá a estar alerta y orientará la cabeza y los ojos hacia la fuente de ese interesante sonido. Además de ser capaz de oír bien, también, es capaz de recordar algunos sonidos que ha oído.

Desarrollo Lingüístico del bebé

Su bebé ha estado recibiendo información sobre el lenguaje desde que nació, al oír los sonidos que emitimos las personas y observar cómo se comunican entre sí. Al principio le interesará más su tono y la intensidad de su voz. Cuando usted le habla utilizando un tono suave y dulce, se tranquilizará y dejará de llorar; sin embargo, cuando le grita con enojo se pone a llorar, porque su voz le transmite el mensaje de que algo está mal. Cuando su hijo tenga unos cuatro meses no sólo percibirá el modo en que le habla sino que empezará a discriminar sonidos individuales. Escuchará las vocales y las consonantes, y empezará a darse cuenta de cómo se combinan formando sílabas, palabras y oraciones.

A parte de oír  sonidos, su hijo ha estado produciéndolos desde el principio, primero en forma de llantos y luego de ruiditos y gorjeos. Alrededor de los cuatro meses empezará  a balbucear, utilizando muchos de los ritmos y características de su lengua materna. Aunque al principio sus balbuceos pueden parecerle sin sentido, si lo escucha atentamente, percibirá cómo modifica la entonación, como si estuviera afirmando o preguntando algo. Para estimularlo, converse con él a todas horas. Cuando diga una sílaba reconocible, repítala y seguidamente diga algunas palabras simples que contengan esos sonidos.

en el sexto o séptimo su bebé

Su participación en el desarrollo lingüístico de su hijo será incluso más importante a partir del sexto o séptimo mes, cuando empiece a imitar activamente los sonidos del habla. Hasta ese entonces, su bebé puede pasar un día o varios días seguidos repitiendo determinado sonido antes de probar con otro. Pero ahora estará más pendiente de los sonidos que oiga e intentará seguir las directrices que usted le marque. Por lo pronto, empiece a presentarle sílabas y palabras simples. Aunque es posible que pase un año hasta que usted pueda entender los balbuceos de sus bebé.

 Si, con siete meses, su hijo no balbucea ni imita sonidos, podría tener algún problema auditivo o en el desarrollo del lenguaje. Un bebé que tenga una pérdida auditiva parcial puede sobresaltarse ante ruidos fuertes o bien orientarse en su dirección e incluso, reaccionar al oír su voz, pero tendrá dificultades para imitar los sonidos del habla. Si su bebé no balbucea o produce diversos sonidos, informe al pediatra. Si ha tenido infecciones de oído recurrentes es posible que le haya quedado algo de líquido dentro del oído interno, lo que podría interferir con su audición.