El Hospital Materno Infantil Juan Pablo II, es un programa permanente de salud, de Cáritas Arquidiocesana de Santiago de Guatemala, que promueve el bienestar físico, emocional y espiritual de las personas que lo necesiten

La piel del recién nacido es muy fina y delicada. Puede irritarse, o resecarse al entrar en contacto con sustancias químicas no adecuadas, como jabones de olor, cremas y demás productos no apropiados para bebés.

El baño debe de ser diario con un jabón o shampoo para bebé con la leyenda de “NO LAGRIMAS”. Los primeros días NO sumergir en la tina por completo al recién nacido ya que el cordón umbilical debe de mantenerse lo más seco posible y su limpieza deberá ser con un pedacito de algodón o gasita después del baño, este se debe de mantener libre, sin roce del pañal, no colocar ombliguero o fajuela hasta que se desprenda solito durante las 2 primeras semanas de vida, si no se cae después de los 15 días de vida deberá consultar con el pediatra.

Durante las primeras semanas, los dedos de un bebé son tan pequeños y sus uñas crecen tan deprisa que a veces es preciso cortarlas hasta dos veces por semana con lima de uñas suave, un cortaúñas de bebé o tijera especial con punta roma.

A la piel no se le debe de aplicar aceite de bebé, si se nota demasiado reseca, aplicar una pequeña cantidad de crema de bebé en las zonas más afectadas.

Si presenta alguna lesión consultar con su pediatra.

-Bibliografía, Academia Americana de Pediatría
-Editado por Dra. Raquel Rodríguez

cuidado-rn