El Hospital Materno Infantil Juan Pablo II, es un programa permanente de salud, de Cáritas Arquidiocesana de Santiago de Guatemala, que promueve el bienestar físico, emocional y espiritual de las personas que lo necesiten

Erupciones y problemas de la piel: Muchas de las erupciones que aparecen en las primeras semanas persisten durante el segundo y tercer mes. Además, el eccema, puede aparecer en cualquier momento después del primer mes. El eccema, o dermatitis atópica son las places secas, escamosas y a menudo rojas aparecen generalmente en el rostro, codos y detrás de las rodillas. Las placas pican mucho, por lo que el bebé puede estar muy irritable. Lleve a su bebé al pediatra. No le ponga ninguna pomada o crema al bebé a menos que el pediatra se la recomiende específicamente. Utilice solamente jabones muy suaves tanto para bañas al bebé como para su ropa. Vístalo con tejidos suaves (No utilice lana ni tejidos ásperos). No lo bañe más de tres veces a la semana ya que los baños frecuentes pueden secarle todavía más la piel.

Infecciones de las vías respiratorias altas: Muchos bebés tiene su primera gripe durante estos meses. La leche materna confiere cierta inmunidad, pero no garantiza bajo ningún concepto una protección total, sobre todo si otro miembro de la familia padece alguna enfermedad respiratoria.. Este tipo de de infecciones se contagian fácilmente, por gotas de saliva el el aire o por contacto por las manos. Lavarse las manos, taparse la boca al toser y estornudar y no besar al niño cuando uno está resfriado son las mejores formas de evitar contagiarlo.

La mayoría de las infecciones respiratorias que contraen los bebés son leves, provocando tos, mucosidad y un ligero aumento de temperatura, pero rara vez fiebre alta. La mucosidad, no obstante, puede ser un verdadero problema para un lactante ya que no se puede sonar, las mucosidades pueden acabar bloqueando las vías nasales. Una nariz tapada puede provocar problemas de sueño, ya que al no poder respirar por la nariz, el bebé se puede despertar.

Normalmente no hará falta que lleve a su hijo al médico cuando tenga una infección de las vías respiratorias altas. De todos modos, debe llamarle si su bebé presenta alguno de los siguientes síntomas:

* Tos persistente

* Pérdida del apetito (se salta comidas)

* Alta fiebre

* Irritabilidad excesiva

* Duerme más de lo habitual y dificultad para despertarlo

Alertas de Salud II parte