El Hospital Materno Infantil Juan Pablo II, es un programa permanente de salud, de Cáritas Arquidiocesana de Santiago de Guatemala, que promueve el bienestar físico, emocional y espiritual de las personas que lo necesiten

Han de estar y estaran que siendo el día de la Solidaridad, nuestra Hada trae a los niños un nuevo cuento, especialmente escrito para ellos…

En el bosque de las Hadas Blancas reinaba una gran preocupación, había lugares en la tierra donde los alimentos y las primeras necesidades de los seres humanos no estaban cubiertas.

Y las Hadas Blancas no podía permitir eso porque de hacerlo se convertirían en humanas y si eso pasaba, ya no podrían ayudar con su magia como hasta ahora lo venían haciendo.

Y se hizo un llamado a todas las Grandes Hadas que vivían en la tierra.Un cuento siempre será para los niños como este

– Hay que hacer algo!! -dijo una niña que se metió en la reunión muy preocupada.

Las Grandes Hadas al verla le preguntaron:

– Pues solo quien posee el corazón de un niño tiene la respuesta así que no calles y dinos, que harías tú??.

La niña sentándose en las rodillas de una de ellas explicó:

– La Madre Tierra tiene suficiente para todos pero, el ser humano no se da cuenta que hay que compartir con los demás,que ser solidarios es un don que el Cielo premia con la felicidad.

Pues cuando se comparte el Alma se eleva hasta ese lugar donde se une el Cielo con la tierra donde el Creador, se alegra cuando ve a una de ellas.

Porque ser solidario con quienes mas lo necesitan es demostrar que se es humano!!!

Que se sabe amar sin condiciones a los demás y cuando eso pasa el Alma se siente completa. Tal cual fue creada.

Las Grandes Hadas se dieron cuenta que un corazón sincero y honesto como el que poseen los niños llevaba dentro de si todas las respuesta.

Ahora solo hacía falta que los adultos también se enteraran que ser solidarios con sus hermanos es el mayor premio al que desea acceder el Alma.

  • Porque ser solidario es saber amar a los demás sin pedir nada a cambio.

… Y colorín colarado este cuento se ha acabado y me monto en un proto, para que me cuenten otro.